domingo, 3 de octubre de 2010

¿Cómo “ver” sin ver y disfrutar como todos?

La pasada semana coincidí en la galería Casa eFeSerrano de Cieza con nuestros vecinos Juan José Avellán Semitiel y con su mujer, María Jesús Palacios, en la inauguración de la exposición 'Fabra by Fabra'. Ellos hace muy poco recibieron en el Museo Siyasa el premio Fray Pasqual que desde 2006 distingue a todas aquellas personas o instituciones que con su labor y dedicación contribuyen a la promoción, investigación, conservación o difusión del patrimonio y valores culturales de Cieza (ver entrada anterior); ellos no se suelen perder ningún acto cultural de Cieza salvo que la coincidencia horaria lo haga imposible. Allí, en las dos plantas que componen el cuidado palacete de la calle San Sebastián, nos esperaban excéntricas y a la vez sugerentes obras de Sebastián Fabra. La galería y las obras expuestas en perfecta simbiosis se convierten en un espacio de reflexión y comunicación que atrapan al espectador. Sebastián juega con los espacios, con la disposición de las obras en cada una de las salas, con el aprovechamiento de rincones, paredes y esquinas, con las luces y las sobras. Una vez más Paquita Serrano ha convertido su galería en un espacio de reflexión, comunicación y creación artística que no deja indiferente al visitante.

Tras la detallada y personalizada visita guida realizada de la mano de Sebastián Fabra se podía ver a Juan Jose y a María Jesús especialmente felices y satisfechos (ver algunas otras fotos). Una pregunta demasiado obvia, ¿cómo, privado de la vista, se puede “ver” y disfrutar de la exposición?. La respuesta genérica también es demasiado obvia aunque a mí me interesaba su respuesta personal que una semana después es esta:


...Visito exposiciones con cierta frecuencia y, por mi carencia visual, me vienen las percepciones por el oído y en dos tiempos. El primer tiempo se da cuando el autor de las obras expuestas o una persona experta en la materia tienen la amabilidad de explicárnoslas a María Jesús y a mí con detalle. En este primer tiempo me ayudo del tacto cuando permiten tocar y entre lo que oigo y lo que toco me hago lo que podríamos llamar una idea general.


El segundo tiempo empieza apenas salimos del local donde se halla la exposición, con un interrogatorio en toda regla a María Jesús sobre las dudas o aspectos que no me han quedado claros del todo. Ella me proporciona toda clase de información, pues además de percibir por la vista, es muy observadora y se le escapan pocos detalles. Y así consigo un buen conocimiento.

En relación con la última, cuya inauguración tuvo lugar el pasado viernes 24 de este mes, en la GALERIA F. SERRANO de Cieza, tanto Sebastián Fabra, autor de lo expuesto, como su esposa María, nos colmaron de atenciones con una explicación exhaustiva. Tan exhaustiva que en esta ocasión le pregunté a María Jesús menos que otras veces.

Y la verdad es que nos gustó mucho y llamó nuestra atención algunas técnicas utilizadas, como la fotografía digital con caja y luz, las serigrafías de las camisetas, etc. Ahora quedamos a la espera de la exposición de la obra de María, que tendremos en la misma galería a partir de la segunda quincena del próximo mes de octubre. Seguro que no faltaremos....


¡¡Seguro que Juan José y María Jesús no faltaran!! y ¡¡seguro que Paquita Serrano nos volverá a sorprender gratamente!

2 comentarios:

Dn. dijo...

Siempre me ha llamado la atención esta pareja y siempre he tenido el deseo de acercarme a charlar con ellos cada vez que me los cruzo por la calle (aunque claro, siempre me vence la verguenza)

Los he encontrado en conferencias, Exposiciones, visitando con mayor frecuencia que yo nuestra biblioteca municipal...

Me parece alucinante y digno de admirar que, pese a como el mismo dice, su incapacidad visual, sea capáz de apreciar el arte con mucha más sensibilidad que muchos ojos perfectamente capacitados.

Todos deberíamos aprender de ellos.

Un abrazo desde los sueños.

Dn.

oso_espitoso dijo...

Respuesta de María Jesús y Juan José a Dn.

Te agredecemos tus palabras de todo corazón y te rogamos que la próxima vez que nos crucemos en cualquier sitio tengas la amabilidad de saludarnos. Nosotros no podemos tomar la iniciativa, puesto que no te conocemos.

Hasta entonces, y repitiéndote nuestro agradecimiento recibe un muy cordial saludo.