jueves, 13 de noviembre de 2008

Donación de sangre en Cieza: Pascual Belmonte

(Algunas fotos que son parte de la historia de Cieza)

Ayer tarde tuvo lugar la última convocatoria del Centro Regional de Hemodonación de este año para donar sangre en Cieza. Se obtuvieron un total de 121 bolsas que unidas a las extraídas el resto de este año suman un total de 1931 bolsas con 193 donantes nuevos. En lo que va de década este número de extracciones solo fueron superadas en el año 2000:

  • Año 2007: 1761 donantes atendidos, 165 nuevos
  • Año 2006: 1792 donantes atendidos, 157 nuevos
  • Año 2005: 1700 donantes atendidos, 161 nuevos
  • Año 2004: 1860 donantes atendidos, 166 nuevos
  • Año 2003: 1867 donantes atendidos, 204 nuevos
  • Año 2002: 1628 donantes atendidos, 206 nuevos
  • Año 2001: 1708 donantes atendidos, 174 nuevos
  • Año 2000:1978 donantes atendidos, 262 nuevos


¿Hemos tocado techo en el número de donaciones? Los datos dicen que no. En los años 90 las donaciones fueron muy superiores; por ejemplo, en 1997 hubo 2377 donantes atendidos, 474 de ellos nuevos. ¿Qué paso en esa década?. ¿Es cierto aquello de que hemos sido el pueblo que ha estado a la cabeza en donaciones?. Llama la atención el número de nuevos donantes por año; en los años 90 se rozo el 20%; y a partir del 2004 se bajo del 10%, cifra que este año hemos rozado. ¿Vamos a seguir subiendo?. Esta claro que es posible, pero ¿cuáles son las claves?


Según Pascual Belmonte en la convocatoria de ayer todo fue muy bien, superándose las previsiones iniciales. ¿Quién es Pascual?, ¿un donante?; no, aunque lo ha sido durante muchos años. ¿Un responsable directo de la organización?; no; aunque lo ha sido durante muchos años y aún lo sigue siendo aunque de forma indirecta y discreta.


Difícilmente se podría entender la historia de Cieza en lo referente a la donación de sangre sin la conocer el papel que ha desempeñado Pascual Belmonte, casado con Joaquina y que dentro de poco cumplirá los 71 años. Prácticamente toda su vida ha estado vincula a la donación de sangre; primero compaginándolo con el trabajo y luego, a partir de la jubilación a los 58 años, dedicado en cuerpo y alma a promocionar las donaciones de sangre como gesto altruista y anónimo. Conoció los dos bancos privados de sangre de Murcia que fueron abolidos por ley en los años 80 siendo sustituidos por las Hermandades de Sangre que se crearon en los años 70. La vinculación de Pascual con la Hermandad de donantes de Sangre Virgen de la Arrixaca se inicia en 1979; en 1984 pasa a ser vocal y en 1986 vicepresidente; y en 1988 asume el cargo de presidente hasta la desaparición de las Hermandades en el 2002 siendo asumidas todas sus funciones por el Centro Regional de Hemodonación. Siendo éste hoy un modelo de gestión y transparencia.


El camino hasta llegar a la situación actual no estuvo exento de tensiones y resistencias que hoy día ya están superadas. Hubo diferentes modelos, concepciones e interés sobre la gestión de la sangre. Pascual siempre ha estado ahí donde todavía sigue, actuando siempre –según Antonia Gómez Simón, responsable del departamento de Promoción del Centro Regional de Hemodonación - de una forma muy inteligente en todo el proceso de transición. Y también de una forma muy eficaz; según cuenta Pascual, cogió la Hermandad, que era comarcal, en 1988 con 12.500 unidades de sangre extraídas y cuando lo dejo en el 2002 las unidades extraídas fueron 26.000.


En el año 2005, a raíz de la supresión de las Hermandades, creo la Asociación de Donantes de Cieza de la que fue vicepresidente; esta asociación no funciono como él esperaba, estando hoy legalmente constituida pero en “vía muerta”. Participa activamente en todas las extracciones que el Centro de Hemodonación realiza en Cieza, primero promocionándolas con el “boca a boca” y en los medios de comunicación y luego estando presente en todas las extracciones.


¿Es posible recuperar el nivel de donaciones de los años 90?. Pascual lo tiene claro: SI ¿Cuáles son las claves para recuperar los niveles de donaciones?. Pascual menciona muchas; entre ellas destaca una mayor implicación de los responsables políticos y sanitarios de Cieza; una mejor emplazamiento tanto en situación como por condiciones; y recuperar la movilización basada en el contacto directo y personal, no basta con la Megafonía.

No hay comentarios: